Seleccionar página

Venga, hoy vengo kamikaze y me voy a tirar piedras a mi propio tejado 😉

Si, te voy a contar cómo puedes hacer branding sin presupuesto, vamos, que no tienes que invertir un solo euro/dolar y lo puedes hacer hoy mismo. ¿Empezamos?

1- Si tienes dudas de diseño simplifica.

Elige 1 sólo color y una sola tipografía utilízalos cómo marca de identidad.

Ya está, ¿ves? no es tan difícil para empezar 😉

2- Da la cara.

Ve a eventos donde tu comunidad y otros profesionales puedan conocerte en persona y generarás confianza.

En 2016 estuve en Quondos Record y lo disfruté mucho. Pude hablar con gente a la que admiro (abiertamente lo digo), conocer en persona a profesionales y amigos online con los que ya había hablado.

mi experiencia en World Quondos Record

3- Manda emails a clientes con los que hace tiempo trabajaste interesándote por cómo les va.

Preocúpate sinceramente por ellos, resuélveles aquellas dudas que puedan quedarles o que te envíen tras este email, ellos van a ser tus mejores aliados, los que harán el boca a boca y podrán traerte más clientes en el futuro.

4- Elige 2 o 3 palabras que vayan a ser “marca de la casa”.

Estas palabras pueden ser desde expresiones hasta frases hechas por las que te vayan a identificar.

Por ejemplo, el cocinero vasco Martín Berasategui siempre usa la expresión “con garrote” y hace un gesto con el brazo que se han convertido en seña de identidad.

5- Elige 2 o 3 atributos que vayan a representar el carácter de tu marca.

De el mismo modo que el punto anterior hablábamos de palabras de marca en general, en este caso hablamos de adjetivos que describan la forma de ser de tu marca. Así que cada vez que vayas a lanzar un mensaje pregúntate: ¿estoy cumpliendo con mis atributos?

6- Colaboraciones empresariales.

¿Qué tal si buscas a un emprendedor con audiencia similar con el que puedas crear un servicio o producto conjunto?

Yo lo he hecho 2 veces, primero lancé el curso blogger design junto a mi compañera bloguera y diseñadora de Ingenio DIY.

Más tarde mi compañera Jessica Gestoso y yo estuvimos ofreciendo un servicio conjunto de diseño y programación en el que yo me encargaba de la identidad de marca y ella del desarrollo web.

Un win-win para todos.

7- Escucha activa y empáticamente lo que tu comunidad necesita.

Ayúdales a que entiendan mejor para qué sirve o cómo se usa tu servicio o producto.

También te darán sugerencias de lo que necesitan y hacia dónde debería enfocar tu esfuerzo. A veces nos obcecamos con una idea cuando tu gente te está pidiendo otra cosa completamente distinta y puede llegar a ser frustrante para las dos partes por que hacemos oídos sordos.

8- Haz networking, ofrécete a escribir posts invitados a referentes de tu sector o revistas de tu temática.

También puedes participar de entrevistas o post donde se te pregunte tu opinión sobre una temática. Si tu nombre se asocia a tu ámbito profesional, es que algo estás haciendo bien.

Aquí podéis leer algunos de los post que he escrito para otros blogs de mi temática o parecida:

 

Post colaborativos:

 

Entrevistas:

 

Menciones:

 

9- Sigue siempre la regla del ABC.

Always be consistent (sé siempre consistente).

No hay mejor estrategia de marca que la consistencia en tu mensaje.

Es cierto que es nuestra prerrogativa cambiar de opinión cuando queramos, pero en los negocios tiene que tener un motivo y tu audiencia tiene que ser partícipe de entenderlo.

10- Busca prescriptores, serán tus mejores aliados.

Una buena idea para conseguir tus primeros testimonios y primeras ventas por recomendación es buscar influencers del nicho al que te diriges y déjales probar tu producto o servicio.

Hoy en día la gente antes de comprar se informa y si alguno de estos influencers tiene una buena experiencia con tu marca y lo cuenta, te estará abriendo puertas.

11- Adapta tu mensaje a la red social que corresponda.

Tendemos a lanzar el mismo mensaje en distintos canales sin darnos cuenta que cada red social es un mundo y que no todas nos interesarán como medio de exposición.

Puede estar de moda hacer videos, pero si sufres cada vez que tienes que ponerte delante de la cámara igual Youtube no es tu medio.

Recuerda siempre cuando subas contenido nuevo que Instagram es visual, Facebook es un pasatiempos y Linkedin es una red profesional.

12- Mantente fiel a tus valores.

Hagas lo que hagas, hazlo con convencimiento, no por moda o por que te lo han dicho.

A veces puede ser complicado por que hay mucho ruido en internet y todo el mundo te está diciendo lo que debes hacer, así que para que no se te olvide por lo que tu luchas, puedes dejar por escruta tu visión de la vida y los negocios.

Yo lo he hecho en mi manifiesto de las valientes:

manifiesto de la emprendedora valiente

13- Admite tus fallos.

Sí, todos fallamos a veces, si lo solucionas sin demora puedes darle la vuelta al partido y lo que podría parecer una crisis de reputación en un momento, se puede convertir en un acierto. Recuerda que una mala opinión puede destrozar el trabajo de 20 buenas.

Os dejo un ejemplo:

Harry Winsor, un niño de 8 años le envía a Boing (la compañía que construye aviones) una propuesta dibujada por él de un avión que apaga fuegos.

En la empresa le contestan con una carta muy protocolaria, que obviamente no es para un niño. El padre se molesta por la falta de delicadeza hacia el pequeño que ha puesto toda ilusión en esta carta y lo cuenta en redes sociales convirtiéndose en un tema viral.

Boing reacciona rápidamente, el mismo director de la empresa escribe en twitter: “Somos expertos en aviones pero principiantes en las redes sociales. Estamos aprendiendo a medida que avanzamos”

E invitan a la familia a visitar las instalaciones de la compañía para compensarlo.

El ambiente se calma y transforman la situación por completo. Pasamos del enfado de los seguidores de twitter al aplauso por su buen hacer.

Todo un acierto admitiendo su error, pidiendo disculpas aunque no lo digan, pero sobre todo, mostrándose muy humildes y ofreciendo una compensación más simbólica que otra cosa, pero perfecta para su público.

Podéis leer la historia completa aquí y otros ejemplos.

14- Revisa el copywriting de tu web.

Si tu mensaje no se entiende o utilizar demasiadas palabras “manidas” es momento de darle una vuelta a los textos de tu web.

Busca sinónimos o expresiones más en la linea de tu forma de comunicarte directamente.

Usa tus atributos, aprovecha tu vocabulario de marca.

15- Repite, repite, repite

No se trata de aburrir al personal, pero si de ser coherente con tu identidad, así que sé constante usando colores, tipografías, texturas,…

Se consistente con tu mensaje y sobre todo, sé coherente con tus valores.

Bueno, pues aquí tienes mis 15 consejos para hacer branding sin presupuesto.

 

Todos ellos puedes ponerlos en práctica hoy mismo, de todos modos te invito a que participes en el curso que empezamos el lunes 30 “tu estrategia de marca en 10 días” ¿por dónde vas a empezar?