Hoy quiero hablarte de la importancia del moodboard, pero antes de nada, dime si en algún momento te has sentido así: Tienes muchas ideas de lo que esperas que sea tu marca, pero no tienes  nada claro cómo concretarlo en imágenes, así que acabas cogiendo la tipografía y los colores de moda, te montas un logo en canva y esperas que nadie se de cuenta de que no tienes ni idea de cómo seguir el ritmo, a ver si con suerte la luz de las musas te toca uno de estos días mientras vas haciendo comunicando en modo supervivencia…

Te entiendo y no te culpo, siempre me oirás decir que antes de trabajar la imagen de tu marca, debes tener claro tu plan para generar ingresos, sin una buena estructura de negocio ni la mejor identidad visual te salva durante mucho tiempo… Así que para que todo esto no ocurra, hoy te hablo de una herramienta muy potente: el moodboard, te cuento qué es y de cómo crear uno que de forma y visión a tu marca.

Moodboard: qué es

Intentando simplificarlo al máximo podemos describir el moodboard como un tablero de inspiración donde plasmar las ideas principales de un futuro proyecto a través del uso de imágenes. Es decir, es la herramienta perfecta para hacer aterrizar una idea, un concepto o un proyecto de forma visual.

¿Has odio alguna vez hablar sobre el «look&feel» de una marca? Este concepto hace referencia a cuál será el aspecto y sensaciones que debe desprender una marca y eso es precisamente lo que buscamos al trabajar nuestro moodboard.

Los moodboards suelen ser parte inicial del proyecto a la hora de crear la identidad visual de una marca y suelen acabar siendo el resultado de la lluvia de ideas tras definir la estrategia de marca; de este modo mediante un moodboard plasmamos los principales conceptos e ideas clave que representan a la marca de forma visual para poder luego desarrollar la comunicación de forma efectiva.

Cómo crear un moodboard [PASO A PASO] Clic para tuitear

Para qué sirve un moodboard

Como ya te he dicho antes, el moodboard es una herramienta de conceptualización y su principal objetivo es evocar emociones. Aquellas que dan forma al propósito de tu marca y conecta con el tipo de público con el que quieres trabajar.

Un moodboard se crea lo primero, trabajando el proceso de investigación donde analizamos diversos factores como:

  • la esencia de marca
  • la competencia,
  • el perfil del cliente,
  • las tendencias en el mercado

Gracias a toda la información acumulada podemos ofrecer un panel visual que contenga las ideas principales del proyecto y que sea capaz de mostrar tanto la estética como la esencia de la marca.

moodboard marca personal

Beneficios de crear un moodboard

1- Foco:

Como decíamos al principio, puede que  hayas comenzado tu proyecto con una visión en la mente, pero a medida que este se desarrolla es muy sencillo que se vayan incorporando nuevas ideas que a causa de ello se pierda el foco del proyecto. Tener un tablero de inspiración ayuda a recordar y reconectar con el objetivo original. Por ello es de vital importancia que el moodboard sea parte esencial del proyecto a lo largo de todo el proceso creativo, volverse a mirar este tablero ayuda en la toma de decisiones tanto en el momento de crear la comunicación visual y diseñar nuestra identidad de marca, como más adelante, cuando el proyecto ya esté en marcha y sintamos que nos hemos podido desviar un poco.

2- Comodidad:

Crear un moodboard es un proceso creativo, pero también estratégico, perfecto para lograr unir y plasmar todas las ideas (tanto tuyas como del cliente) de forma clara y efectiva y al poder realizarse de forma tanto de forma presencial como online y sobre todo que no ocupa un gran espacio, es una herramienta que siempre puedes tener a mano de forma cómoda.

3- Guía visual:

Tal y como ya hemos mencionado, el moodboard hace de guía a lo largo de todo el desarrollo del proyecto pero su impacto visual además también sirve para poder determinar más adelante los detalles con los que se quiere aportar a la marca. Igual en un futuro queremos crear nuevas lineas de producto y o servicios con personalidad propia, pero que no pierdan la esencia de nuestra marca así que el moodboard es la herramienta perfecta para que eso ocurra.

4- Comunicación:

En caso de querer usar el moodboard con tus clientes, por ejemplo si eres coach y les quieres ayudar a visionar y diseñar una vida más consciente, esta herramienta es perfecta para involucrar a los clientes desde el principio del proyecto. Es la forma idónea para que ambas partes aportéis ideas y expreséis aquello que a veces se queda corto en palabras.

moodboard copywriter

Tipos de moodboard

Yo los suelo dividir en dos grandes bloques según su forma y en otros dos bloques dependiendo de la plataforma en la que los creemos: Por un lado tenemos los Los estructurados y los desestructurados y por otra, los de soporte digital y los de soporte físico.

Moodboard estructurados Vs desestructurados

Los moodboards estructurados son un poco más rígidos que los desestructurados, ya que no permiten jugar tanto con las posiciones de los elementos, pero a la vez para quien necesite pautas muy claras, puede que sea el sistema más optimo de visualizar la información.

moodboard rebranding

Moodboard de soporte físico vs soporte digital

Los moodboard digitales son una herramienta muy útil y sobre todo práctica ya que hoy en día no tenemos tiempo para reuniones físicas y menos si como es mi caso, tu negocio es prácticamente digital y tienes clientes de todas partes del mundo. Ahora bien, los moodboard de soporte físico son habitualmente más abiertos a la creatividad. Para mi las sesiones de moodboarding con clientes o alumnos en persona son momentos que disfruto mucho por que te permites un poco volver a la infancia con esos recuerdos del recorta, pega y colorea. También nos abre más la mente a entender mejor cómo funciona el uso de las texturas y cómo no nos centramos en las mismas plataformas que utiliza todo el mundo para buscar inspiración como pinterest, behance o instagram nos atrevemos a ser más disruptivas.

 

Paso previo antes de hacer un moodboard

Antes de lanzarnos de cabeza a la parte creativa de todo este proceso (que ya sabemos que es la que más nos gusta a todos) es importante bajar a tierra la estrategia de marca.

Sin una buena estrategia definida, nuestro moodboard será un conjunto de imágenes bonitas e inspiracionales, pero nada más.

cómo hacer un moodboard

Elementos que puedes incluir en un moodboard

  • Texturas
  • Tipografías
  • Colores que transmitan la energía que buscas inspirar
  • Fotografias evocadoras
  • Textos inspiradores que evoquen tu visión de marca
  • Ejemplos de logotipos del estilo que buscas

Moodboard Vs Brandboard

Aunque suenan parecido, un moodboard y un brandboard no son lo mismo.

Mientras que el moodboard muestra la dirección creativa y emocional hacia la que la marca quiere posicionarse, el brandboard o tablero de marca se crea una vez el concepto de marca y la dirección de arte están decididas.

Este segundo, muestra de forma ordenada los elementos de la marca, como colores, tipografías, texturas y logotipos definitivos, eso si de forma resumida en una única página. Digamos que es la versión o hermano pequeño de la guía de estilo o manual corporativo.

elementos de un moodboard

Herramientas para hacer un moodboard

Pinterest. Esta red social, donde prima el «bonitismo» nos permite reunirimágenes en «tableros» temáticos. No es en si mismo un moodboard, pero si nos es bueno para descubrir ideas e inspiración por lo que es muy útil en las primeras etapas de investigación.

Canva: ¿Quién no usa hoy en día esta herramienta web? Canva tiene un sistema muy sencillo para crear moodboards gracias a su sistema en el que subimos imágenes o las buscamos en su base de datos y las arrastramos y soltamos fácilmente sobre una plantilla. Es una opción muy útil para quien no tiene programas de edición más complejos.

Photoshop e Illustrator: Las reinas de la pista y las herramientas base para cualquier diseñador. Te permiten tanta libertad como quieras y poder ajustes a las imágenes que vayas a incluir en tu moodboard.

GoMoodboard: Una web muy sencilla de usar que te permite plasmar imágenes en una plantilla comenzando desde 0 o en alguna de sus plantillas ya prediseñadas.

Niice: Esta herramienta freemium te permite coleccionar imágenes que te inspirende forma rápida y sencilla. Además Niice tiene una extensión de Chrome con la que podrás guardar imágenes mientras navegas por el buscador.

El paso a paso para crear un moodboard

1. Conceptos clave:

El primer paso a dar es tener clara tu estrategia de marca, un guión que hable sobre la personalidad de la marca y su posicionamiento, pero además de aquella idea que quiera evocar en los que se encuentren con la marca por el camino, serán conceptos esenciales que definan la marca y evoquen su esencia.

2. Elige tu soporte:

Como hemos visto anteriormente el soporte puede ser físico o digital y dependerá mucho de la forma de trabajo de cada diseñador o en ciertos casos puede ir ligada a los elementos que se han ido recopilando o incluso el sistema de trabajo con el cliente si es en persona o a distancia.

3. Recopilación de información:

Es momento de recopilar imágenes, texturas y tipografías que evoquen los valores que se has determinado en tu documento de estrategia. Las imágenes pueden ser variadas y se pueden incluir objetos que estén ligados a lo que la marca quiere transmitir y cómo quiere ser percibida.

4. Es momento de la criba

Una vez has hecho la recopilación de contenido, es el momento de descartar la mayoría. Si, en este caso mucho no es mejor, sino que concreto es siempre mejor. El contenido que hayas elegido tienen que tener una coherencia y cohesión, ser del mismo tono, evocar las mismas ideas,…

5. Añadir colores y fuentes

Una vez tenemos el descarte hecho seguramente nos encontremos con una amalgama de imágenes del mismo tono o complementarias que nos pueden dar las primeras pistas de cuál será nuestra paleta de color. Los colores son de gran importancia en una marca, así que una vez tenemos el moodboard en esta etapa, podemos ayudarnos de herramientas que extraen colores de fotografías para incorporarlas de forma coherente en el moodboard.

Ejemplos de moodboard

Aunque durante todo el artículo has podido ver algunos moodboard, a continuación te comparto otros también de mi propia creación para marcas que ya están posicionando en el mercado.

moodboard olivia wild

Conclusión

En definitiva, el moodboard es una herramienta muy importante y sobre todo útil en el diseño y creación de una marca ya que es el elemento que nos ayudará a bajar a tierra nuestras ideas y a servirnos de guía durante todo el proceso creativo.

Si necesitas ayuda con la imagen de tu marca, estás en un proceso de branding o rebranding me encataría ayudarte, puedes reservar tu cita de valoración conmigo pinchando aquí.