Si estás trabajando en lanzar tu marca al mercado seguro que tienes miles de preguntas, sobre cuando y cómo contratar a profesionales independientes para que te ayuden. Hoy me apetecía darle una vuelta a este asunto y en vez de hablar de cuando Si es el momento de contratar a un diseñador, mejor hablar de cuando no contratarlo. ¿te parece?

1- Si no tienes la estrategia de marca definida

A veces tendemos a contratar a un diseñador antes de plantearnos pasos más básicos de nuestro negocio por que pensamos tener una web con logo donde colgamos nuestros servicios ya significa tener un negocio y eso nos va a traer clientes. Nada más lejos de la realidad señores y señoras; esto es mucho más complejo y sin haber definido claramente nuestra marca, su plan de actuación y comunicación mal lo llevamos.

Cómo puedes empezar a desarrollar la estrategia de tu marca:

  • ¿Sabes quién eres? ¿Cuáles son tu valores?
  • ¿Sabes quién quieres llegar a ser?
  • ¿Conoces a tu audiencia? Te comparto un ejercicio para conocer a esa persona
  • ¿Qué te hace diferente a tu competencia? ¿Qué valor extra ofreces?
  • ¿En qué formato vas a comunicar tu diferencia?
  • ¿Qué herramientas de comunicación vas a utilizar?

2- Si no has hecho una buena investigación antes

Es importante entender que no todos los diseñadores hacen el mismo tipo de trabajo ni tienen el mismo estilo.

Si quieres saber cuales son las tendencias en diseño y distintos estilos que está ahora mismo en auge, puedes [thrive_2step id=’5801′]descargar la guía de diseño de 2017[/thrive_2step] donde descubrirás cómo no todo el mundo hace el mismo tipo de trabajo y buscar con cual te sientes más cómoda e identificada.

Tampoco te quedes con el que te de el presupuesto más barato, si ese es tu criterio, mal vamos. ¿Por qué? Por que siempre se obtiene lo que uno paga.

Si no te importa que tu logotipo pueda ser un plagio de otra marca (con las posibles consecuencias legales que ello conlleve) o que 20 personas más en el mundo tengan tu mismo logotipo en distintos colores, que no tengas una imagen visual en conjunto desarrollada, etc… entonces no veo problema en que vayas a empresas con Fiverr y contactes con alguien que te ofrezca el diseño por 5€.

El diseño se debe entender como una inversión, no un gasto, por ello es mejor que busques al profesional más adecuado para tu proyecto aunque te vaya a cobrar más que la oferta más barata que hayas recibido, así no habrá decepciones y conseguirás mejores resultados.

Antes de lanzarte a contratar, te recomiendo pienses algunos aspectos importantes:

  • Qué estilo de diseño me gusta y qué profesionales lo trabajan.
  • Cuál es mi presupuesto y mis plazos.
  • Qué implicación tengo que tener durante el proceso.
  • Qué necesidades extra tengo que puedo necesitar comunicar al diseñador de forma anticipada: ¿prefieres la comunicación por teléfono al email (por ejemplo)?

[thrive_leads id=’6000′]

3- Si no estás dispuesto a formar parte del proceso

Es muy posible que si no has aclarado los puntos anteriores llegues al proceso de diseño creyendo que le dirás al diseñador 4 cosas y él te vendrá con una obra maestra perfecta para ti por que te ha leído la mente.

Para qué mentir, puede pasar, pero no es lo habitual.

Lo normal será que al menos te hagan rellenar un brief creativo, un documento bastante extenso con el que los diseñadores buscamos entender mejor al cliente, su visión y sus necesidades.

Aquí te cuento cual es el proceso que yo sigo con mis clientes para que te sirva de referencia:

  1. Formulario de contacto para la sesión de diagnóstico en la que tengo un previo de la información y puedo hacer una pequeña investigación antes de reunirme en la sesión de 30 minutos.
  2. Sesión de diagnóstico donde ya recibo información más detallada y con la investigación anterior puedo dar mi valoración.
  3. Una vez hemos entrado a trabajar de verdad, es donde la implicación del cliente tiene que notarse y para ello pido que se rellene el brief creativo y se me facilite una recopilación de información visual que sirva de ideas para el desarrollo del proyecto.
  4. Una vez tengo esta información, lo analizo por mi cuenta y me gusta siempre hacer un repaso del brief con el cliente por que siempre suelen quedar preguntas a medias por contestar.
  5. Una vez realizados los primeros bocetos: Feedback del cliente en el que necesito que me expliquen por qué de sus impresiones, no me vale un «me gusta o no me gusta». Recordad que el diseño debe ir mucho más allá de esa frase, el diseño es un trabajo que busca equilibrio entre funcionalidad y estética.

Como puedes comprobar, es un proceso que también requiere de tu tiempo y dedicación para que llegue a buen puerto.

Lo cierto es…

Que en general cuando los diseñadores tenemos la primera entrevista de diagnóstico, igual que buscamos que el cliente nos conozca y pueda valorar si somos la persona adecuada con la que trabajar, aprovechamos para analizar todos los puntos anteriores y poder ofrecerles una conclusión sincera.

En mi caso particular, si veo que esta persona no está preparada para trabajar conmigo, le recomiendo que revise los puntos que creo que flojea y suelo ofrecerle la posibilidad de que nos tomemos otro café virtual más adelante.

Pero seamos sinceros, lo cierto es…  que a veces nos equivocamos, las cosas pintan de una manera y al final resultan ser de otra, no pasa nada, todos somos humanos.

Por eso, para que no sufras tú, ni el diseñador se sienta frustrado, mejor si eres tu misma la que valoressi estás en el momento de contratar ayuda externa o todo esto puede esperar un poco 😉

¿Me cuentas tus conclusiones?