Admito que soy un poco procrastinadora con los temas que no entiendo y hasta que Mailrelay no me ha escrito para avisarme que me quedan 13 días para adaptar mi email marketing a los requerimientos de la Ley Orgánica de Protección de Datos a causa de la disolución de Safe Harbour no me he puesto las pilas…

Así que como me he tenido que poner al día rápidamente, te  cuento un poco lo que he descubierto.

Que es Safe Harbour

 

A grandes rasgos te puedo decir que Safe Harbour es un acuerdo que firmaron Europa y Estados Unidos en el año 2000 con el que hasta ahora se permitía que tus datos personales circularan entre Europa y Estados Unidos y se almacenaran allí con una exigencia de seguridad menor que la estipulada por las normativas europeas, pero que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha considerado que no garantiza el nivel de protección de datos suficiente para los usuarios europeos.

Cómo afecta la anulación de Safe Harbour a nuestra estrategia de email marketing

 

La anulación de Safe Harbour ha hecho que todos los que tenemos nuestras newsletters en empresas con servidores alojados en estados unidos como Mailchimp o Aweber, nos pongamos un poquito de los nervios por que no nos queda del todo claro cómo tenemos que actuar para cumplir con la ley, además, la Agencia Española de Protección de Datos nos ha dado de plazo a los bloguer y emprendedores online para adaptarnos al nuevo marco legal antes del 31 de enero de 2016.

¿Qué nos puede pasar si no cumplimos?

 

Según la Agencia Española de Protección de Datos:

Constituye falta muy grave, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 44.4.e) de la LOPD, “La transferencia internacional de datos de carácter personal con destino a países que no proporcionen un nivel de protección equiparable sin autorización del Director de la Agencia Española de Protección de Datos salvo en los supuestos en los que conforme a esta Ley y sus disposiciones de desarrollo dicha autorización no resulta necesaria“.

Nuestras opciones para cumplir la ley

 

No tengo ni idea cual será la sanción, pero a mi lo de «muy grave» no me gusta nada (seguro que a ti tampoco), por eso te cuento qué podemos hacer para adaptar nuestra newsletter.

Las opciones para quienes no les importa complicarse:

 

Esta es la opción para quienes trabajan con una newsletter en un servidor americano y no les importa lidiar con burocracia.

Opción A:  Si trabajas con Mailchimp puedes descargarte su contrato tipo, contactarles y pedirles que te lo firme y pagar una traducción jurada ya que la Agencia Española de Protección de Datos así lo exige y de momento los documentos que facilita Mailchimp están en Inglés.

Opción B: Si tienes tiempo de sobra para dedicarte a ello puedes indagar en el artículo 34 de la LOPD e intentar acogerte a alguna de sus excepciones.

La solución rápida y sencilla:

 

Para quienes no tenemos muchas ganas de pegarnos con temas legales (bastante compleja es la vida de la emprendedora de por si), la solución menos complicada y rápida es hacer uso de un proveedor de email marketing europeo, como Mailrelay.

Te dejo el artículo donde te lo explican todo: Safe Harbour y Mailchimp: Evita los problemas legales migrando a Mailrelay

Las mejoras de Mailrelay

 

Con todo este tema del cumplimiento de la Ley Organica de Protección de Datos y la anulación de Safe Harbour, Mailrelay se ha puesto las pilar, ha escuchado las sugerencias de sus usuarios y ha mejorado su experiencia de usuario creando una nueva interfaz, más usable y moderna.

la nueva interfaz de mailrelay, email marketing adaptado a la anulación de safe harbour

Además han decidido ofrecer 6 meses gratis al pasar de Mailchimp a Mailrelay así que si eres una emprendedora con un numero importante de suscriptores y quieres ahorrarte un gasto en email marketing, puede que sea un buen momento para ti para al menos pensártelo.

 

Lo que yo voy hacer con mi newsletter

 

La verdad es que todo este tema (y todos los relacionados con la legalidad online en general) me producen estrés y me consumen tiempo y energía que como emprendedora online debería estar dedicando a otra cosa; así que he decidido por un lado delegar: me he puesto en contacto con Marina Brocca una profesional del Marketing Legal que va hacer una auditoría de mi web para adaptar lo que sea necesario y cumplir tanto la Ley Orgánica de Protección de Datos y la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información.

Y por otro, voy migrar a Mailrelay antes del día 31. Adiós monito, adiós.

Como ya os comenté en un artículo anterior que escribí sobre email marketing, uno de los «peros» que le encontraba a Mailrelay era el diseño de su interfaz, pero la verdad es que tanto su servicio técnico (que me han atendido en un par ocasiones e incluso me han escrito ellos para preguntarme si todo iba bien) como el que hayan mejorado la interfaz y sigan en continua evolución escuchando las necesidades de sus clientes, les hace una empresa a la que merece la pena seguir de cerca.

¿Tienes dudas sobre cómo empezar a trabajar tu estrategia de email marketing? Puedes descargarte los Manuales sobre Email Marketing de Mailrelay y ponerte al día antes de tomar una decisión.

Yo voy a decir adiós a Mailchimp para cumplir la LOPD en mi email marketing ¿Tú que vas hacer al respecto?