Honestamente: todo negocio es una marca con identidad, sólo que a veces hay que pulir el brillo que se esconde bajo una superficie confusa de acciones de marketing, seo, copywriting,… que te han dicho que tienes que hacer y no sabes ni por qué.

El auténtico objetivo del branding

Habrás leido de todo sobre branding, yo misma he escrito 20 millones de veces sobre este tema intentando aclarar conceptos, darte tips y herramientas, hacer del branding algo más que un término pomposo y  convertirlo en algo asequible para ti; pero lo cierto es que a veces, sigue sonando a termino pomposo y no se entiende que el último, único y mayor objetivo que tiene el branding es hacer de tu negocio algo mucho más profundo que una máquina de vender.

Si, lo convertiremos en una maquina de ventas (como no, vender es lo que necesitas), pero desde la coherencia, desde la profundidad humana, desde el sentimiento que convertirá esa experiencia de intercambiar moneda por un producto o servicio, en un proceso que podría definir como incluso romántico.

Lleno de la emoción de ese primero cruce de miradas, la curiosidad del descubrimiento del día a día, los nervios de las primeras citas, las palabras de amor persuasivas en un paseo nocturno y por supuesto, la complicidad de los enamorados que pasean juntos tras años de relación y sin palabras se dicen todo lo que necesitan saber.

Eso es branding: generar un lazo de confianza y conexión entre tu marca y la persona al otro lado de la pantalla, de forma natural, consciente y desde la esencia.

3 recomendaciones para conseguir una marca con identidad

1- Para y escucha con sinceridad.

Tengo una máximo cuando hablo de branding: Las cosas se hacen desde la autenticidad o no se hacen.

Dime, de qué sirve tener la web que tiene todo el mundo, las fotos que tienen todo el mundo, las anuncios de facebook ads que hace todo el mundo…

¿De qué te sirve ofrecer un producto o servicio que no te hace sentir feliz?

¿De qué sirve trabajar con clientes que no te hacen sentir cómodo por que no terminan de apreciar lo que hacer?

¿De qué sirve dedicar horas a un grupo de facebook, cuenta de instagram, perfil de Linkedin, (inserta aquí aquella herramienta que le han recomendado y que la está volviendo loca) si no va contigo?

Párate un segundo y escucha atentamente, pero a escucharte a ti misma, por favor.

Si no te conoces a ti misma, tus deseos, tus miedos, tus anhelos más profundos como podemos esperar conectar con los demás, ¿cómo vas a trabajar en un negocio que no te identifica realmente?

Siéntate ante un cuaderno, uno de esos bonitos y desbloquea las emociones que has encerrado y hacen de tu marca lo que realmente deseas que sea. Representa como mejor puedas tu identidad: escribe, dibuja,…

2- Sé honesta a la hora de definir, transmite desde el corazón.

Olvida todo eso que has aprendido que tienes que hacer, toda esa uniformidad que te hace igual a los demás y desentierra de tu interior tu negocio, ese con una marca con identidad real, única y personal.

Cree en ti, sobre todo, cree en ti y en tu proyecto, pues si no lo haces será complejo que los demás lo hagan y es mucho mejor creer en lo que una comunica desde el interior, que llegará a quien realmente se sienta identificado, que

Si en tu cuaderno, se mezclan borrones y sentimientos salvajes e intensos, serán muestra de una personalidad potente, que podrás trasladar a todo lo demás: identidad visual, diseño web, comunicación,… a través de:

> colores que representen esos fuertes sentimientos

> texturas que transmitan energía

> vocabulario de marca que provoque a quien te lea

> formas y equilibrios visuales que contrasten y desconcierten

3- Si tienes dudas pregunta.

Y una vez llegado tan lejos, ahora no es el momento para callarse, es hora de transmitir lo que sientes y trasladarlo todo a tu negocio.

Es muy posible que llegados a este punto tengas mil y un dudas que te invadan.

Gestar y dar a luz una marca, sea personal o corporativa, es un proceso muy parecido a los 9 meses de embarazo de la mujer:

Tienes mucha ilusión por lo que va a venir, muchos preparativos y pequeños detalles que quieres elaborar para cuando llegue esa nueva vida todo esté perfecto, pero también te invaden los miedos y dudas; es posible que incluso vayas postergando las compras del bebé por… bueno, por un millón de excusas que has creado en tu cabeza.

Qué mejor que tener una madre, una amiga, una matrona o en este caso, una mentora en quien confías que te acompañe, resuelva tus dudas, te de seguridad y confianza:

Una persona que te lleve de la mano en este proceso y se siente contigo ante la incertidumbre compartiendo contigo su conocimiento, experiencia y que entienda tus emociones complejas.

Invertir en un especialista en branding, es lo que te dará una perspectiva honesta sobre:

> si realmente este es el camino y la forma de expresar el emprendimiento que tienes dentro de ti, te ayudará a poner foco.

> cómo fortalecer tu negocio para aguantar las envestidas del tiempo y del mercado de forma estratégica.

> cómo gestionar la parte técnica, pero también emocional del proceso para no perder el ritmo.

Recuerda: tener un negocio que te haga feliz está en tus manos, una marca con identidad se esconde dentro de ti.

Si tienes dudas y necesitas ayuda, escríbeme para pedir una cita de diagnóstico, hablaremos y veremos cómo puedo ayudarte para encauzar tu marca.

Imagen de cabecera gracias a Shutterstock.