Últimamente he leído la palabra branding para definir cosas que no son branding y me apetecía escribir un artículo sobre el tema. Hace un tiempo ya escribí un post introductorio en el blog de Aprende y Comparte sobre branding aplicado a identidad visual, cómo puedes transmitir factores de tu branding a través del diseño, pero según voy estudiando más el tema, voy oteando que detrás de esa primera definición hay conceptos mucho más complejos, por eso he tomado una decisión: mi plan para 2016 es volver a la universidad para formarme en este campo que cada día me fascina más.

Pero vamos al grano con el artículo de hoy, que es lo importante:

Me gustaría empezar diciendo qué NO es el Branding: no es un logo, no es el diseño de tu marca, no es tu plan de marketing,…

Y ya que sabemos lo que no es, hablemos de lo que SÍ es 😉

Que es branding

 

El branding es crear un lazo humano entre las marcas y las personas. -Roger Lara

 

Es una sensación, una experiencia; es un momento en su memoria asociado a tu producto, servicio o simplemente nombre. Es la percepción de ti que les hará volver.

[ctt title=»#branding es una sensación, una experiencia; es un momento en su memoria asociado a tu producto, servicio o simplemente nombre.» tweet=»#branding es una sensación, una experiencia; es un momento en su memoria asociado a tu producto, servicio o simplemente nombre. http://ctt.ec/83i3U+ via @esti_lop» coverup=»83i3U»]

¿No os parece fascinante?

Un buen ejemplo es Apple,  es una marca que la gente adora y está dispuesta a gastar 900€ en su último teléfono móvil cuando hay productos en el mercado que al menos igualan sus características y a mitad de precio. ¡Eh! y no te confundas que yo soy de Mac: tengo ipod, iphone,… pero eso no significa que no pueda ser objetiva al respecto.

Lo que Apple tiene es un branding muy trabajado que hace que haya gente pasando delante de la puerta de sus tiendas24h  para comprar su último lanzamiento, tenga el precio que tenga.

 

branding para emprender, tu marca personal no es un logo

 

¿Y cual es la diferencia entre Branding y Marketing?

 

Hace poco leí una definición que diferenciaba el branding del marketing y me gustó mucho:

«Branding es estrategia, mientras que Marketing es táctica»

 

Una clara estrategia de marca dará información clave sobre los cimientos en los que se basa tu negocio, que más adelante aplicarás a tu plan de marketing para poder vender tu producto o servicio. El marketing contribuye a tener una mejor marca, pero la marca en si misma es mayor que cualquier esfuerzo de marketing. Tu marca será lo que perdure en la mente de tu cliente cuando no hagas marketing.

Os dejo un video de Laura Ribas que en 2013 entrevistó a Andy Stalman, uno de mis referentes en este campo (os recomiendo que leáis su libro Brandoffon que además está en español), donde explica que el marketing y el branding son cosas distintas aunque vayan de la mano y haya gente que incluso hable de conceptos como «Branketing»

 

 

Por dónde empezaría yo a revisar el estado de tu marca personal

 

El branding debería ser el objetivo principal y de fondo de tu trabajo diario, ¿sabes por qué? por que lo que estás construyendo es confianza entre tu cliente y tú.

[ctt title=»Tu #marca será lo que perdure en la mente de tu cliente cuando no hagas #marketing.» tweet=»Tu #marca será lo que perdure en la mente de tu cliente cuando no hagas #marketing. http://ctt.ec/9af3d+ via @esti_lop» coverup=»9af3d»]

Creo que como bien dice el señor Stalman hay que empezar haciendo preguntas, seguramente algunas incómodas.

 

¿Te conoces? ¿Sabes quién eres? ¿Cuáles son tu valores?

Párate un momento a pensar y atrévete a dejar por escrito una descripción lo más sincera posible de ti misma: cómo eres con tu cosas buena y tus fallos, qué es aquello que te importa y te preocupa y por lo que estás dispuesta a luchas; qué te gusta, de ti, de tu entorno… y qué te parece que es algo intolerable y con lo que tu nunca comulgarás.

¿Sabes quién quieres llegar a ser?

Por que tan importante cómo saber quien eres, es saber hasta dónde quieres llegar y cómo quieres cambiar el mundo, para poder trabajar en ello cada día y transmitírselo a tu audiencia.

¿Conoces a tu audiencia?

Por que a fin de cuentas tu negocio tiene que girar en torno a las necesidades de tu cliente ideal. Hace poco escribí un artículo donde te explicaba un ejercicio para conocer a esa persona que está deseando conectar contigo que le resuelvas sus problemas.

¿Qué te hace diferente a tu competencia? ¿Qué valor extra ofreces?

Tienes que ser consciente de cual es tu posición en el mercado, saber en qué eres bueno y cómo eso puede afectar positivamente en las vidas de tus clientes potenciales y una vez que entiendes dónde estás y qué puedes aportar, llega la parte que a veces es más compleja, que es aprender a transmitirlo, mediante palabras (copywriting y storytelling), imágenes (diseño gráfico y web, fotografía,…) y creando experiencias (eventos, interacciones con tu publico, aportando valor,…)

Un ejemplo de una pequeña emprendedora con un gran branding: Lucia Be

 

branding para emprender, una pequeña emprendedora con una gran marca personal lucia be

Lucia Be se define como una Jane Austen moderna y te cuenta su historia de cómo pasó de trabajar como periodista para una gran revista de moda a irse a vivir al campo con su amore y hacer tocados para mujeres con una filosofía de vida y estilo que invita a poner una sonrisa a los malos tiempos, subir al everest en tacones y hacer que los lunes sean menos lunes con los labios rojos.

Lucia Be es estilo, felicidad, amor y copas y aunque empezó haciendo tocados y pequeñas ilustraciones, hoy vende postales, fundas de móvil, «ropa bonica», bolígrafos y hasta su propio libro y ya no trabaja sola, tiene un equipo que la acompaña en su día a día.

Utiliza su blog como espacio de reflexión personal, donde su día a día se mezcla con lo profesional y hace imposible que sus lectoras no conecten con ella de forma inmediata.

Esa es su marca personal: Sus experiencias vitales sumadas a sus pasiones, traducido a una filosofía de lucha por lo que una quiere a pesar de las piedras en el camino.