fbpx

El otro día recibí un email donde una lectora habitual me preguntaba: ¿Qué se puede esperar de tu primer año como emprendedora? Y mi primera respuesta fue: una montaña rusa emocional, pero como no quiero desanimar a nadie me parecía un tema de lo más interesante a tratar en un post.

Igual algunas os sentís identificadas con lo que voy a escribir, otras es posible que no por que no os habéis decidido aun, por ello os dejo esta reflexión personal 🙂

He decidido dividir el primer año de la emprendedora en 3 partes:

1º El pre-lanzamiento

El pre-lanzamiento es un momento complejo. Es donde ha surgido la idea, pero no sabemos absolutamente nada de lo que tenemos que hacer para ponerla en marcha.

Aun no estás online o si lo estás, es el momento de escuchar y prestar atención a lo que se cuece.

Análisis

Vamos a ver un poco cómo está el mercado:

¿podría funcionar mi idea?

¿hay gente haciendo algo parecido a lo que yo propongo?

¿qué tal les va?

Si te gustan las pelis de espías, esta fase es la tuya, te lo vas a pasar genial stalkeando a la competencia. Eso si, como todo buen espía que se precie lo ideal es que te hagas con una buena colección de gadgets: Te recomiendo que revises páginas como Semrush o te leas este maravilloso artículo de David Soto con técnicas para analizar a la competencia que yo tengo guardado entre mis favoritos sobre este tema.

Planificación

Y una vez que más o menos sabemos cómo anda el patio, nos ponemos serios. Por que sin un plan no se llega a ninguna parte y aunque muchas veces nos de pereza planificar y organizar o pensemos que vamos a perder frescura, te aseguro que nunca se planifica lo suficiente.

Los retos que te vas a encontrar por el camino son importantes y la forma de tomar las decisiones correctas cada vez que te encuentres en una encrucijada emprendedora

Algunos de los básicos a planificar:

 

Esta etapa puede durar entre 1 mes y 99 años, depende de cuanto dejes que tu miedo y tu perfeccionismo se apoderen de tu vida y lo bien que te conserves 😉

2º Lanzamiento

En esta fase nos enfrentamos a nuestros miedos y decidimos que es el momento de hacernos visibles y que se nos conozca.

Ya no hay marcha atrás, le has dado al botón de publicar, ha empezado la interacción con otros bloguers y por supuesto sigues asustada de si la cosa marcha o no.

Sobre todo los primeros días después de haber lanzado tu llamamiento al mundo y haber empezado a interactuar, reaccionamos como en las películas sobre el espacio, cuando los astronautas están pasando por el lado oscuro de la luna, se pierde la conexión con la tierra y todo el mundo deja de respirar en la central de la NASA hasta que… el pitido de la señal reaparecer en el radar y todo el mundo aplaude (o por lo menos los que no han muerto de asfixia esperando)…

Me he visto (más veces de las que jamás admitiré) a mi misma viviendo esa misma situación en versión bloguera: Sentada frente al ordenador mirando las estadísticas de mi web y redes sociales, esperando que algo ocurra, que haya un pitidito que diga que estamos vivos, que la señal llega y hay respuesta al otro lado de la red…

Esta etapa es más corta, si tienes un plan de contenido y redes sociales en 3 meses puedes estar más que integrada en algunos círculos blogueros 😉

 

lo que puedes esperar de tu primer año como emprendedora

3º Crecimiento

Es el momento de crecer my friend. Podrá ser un crecimiento rápido o lento, algunos expertos te aconsejarán que cuanto antes crezcas antes ingresas, yo te puedo decir por experiencia propia he ingresado desde el día 1 de mi negocio online y mi crecimiento ha sido sostenido, pero consistente.

Lo importante de crecer es hacerlo de forma que tú te sientas cómoda, marca tus ritmos, si no te vas a quemar antes de tiempo.

Revisión y adaptación

Durante este proceso de crecimiento te irás encontrando con momentos de duda, momentos en los que empezarás a conocer cada vez más a tu lector, habrá confianza como para que le puedas preguntar y adaptar tu contenido y estrategia para que encaje mejor con él. La revisión y adaptación es básica, sino puede llegar un momento en el que nos quedemos atrás y alejadas de las necesidades de nuestro público y todo este trabajo y esfuerzo que hemos hecho hasta llegar a este punto no haya servido de nada ¿y verdad que no queremos eso?

Esta etapa dura el resto del año y se puede alargar, como ya te comentaba, la velocidad de crecimiento depende totalmente en las decisiones que tomes.

 

Como siempre, ya sabes que hablo desde mi conocimiento y experiencia, pero estoy encantada de conocer la tuya 🙂