fbpx

El artículo de hoy viene desde uno de los países que más trabajan y disfrutan del color: Mexico, de la mano de mi amiga y experta en color: Aleja Marín.

Cuando del diseño de una imagen de marca se trata, uno de los temas que se desarrollan con mayor profundidad, es el uso adecuado de los colores, dentro de todo lo que significa la creación de un concepto gráfico.

No es para menos, el lenguaje cromático tiene en sí mismo, un peso enorme en la composición de la identidad gráfica; es comunicación pura, de esa que va conectada totalmente con la emoción de quien la mira y puede generar sentimientos agradables o de rechazo de forma inmediata.

No en balde existen muchas marcas que conocemos, que nos llenan y emocionan hasta la médula, con la sola expresión de su gama cromática y claro, un buen concepto gráfico de base, que nos hace sentir que somos parte de algo, pues nos identificamos totalmente con lo que esa marca representa y también con lo que nos ofrece.

El ¨buen¨ branding, -como le digo yo-, nos puede hacer sentir cómodos, como para estar un largo tiempo sentados y consumir mucho café (Como pasó con el fenómeno Starbucks) o puede que me lleve a querer sí o sí, esa computadora que me haría crear, como el mismísimo Steve Job, en el garaje de mi casa, los más modernos objetos de diseño que se han creado en el mundo mundial.

Todas esas emociones y claro está, decisiones de compra, cuentan con un trasfondo muy bien pensado y planificado, en donde se engranan varios elementos que pueden ir desde la idea principal, el copy, fotografía, diseño y por supuesto, la elección de los colores, siempre tan importantes para destacar de la competencia y que se afiance, lo que sea que estemos publicitando, en la mente de nuestro consumidor final.

Tomar buenas decisiones de color, lleva su tiempo.

 

Este tema debe tomarse en serio, pues es la catapulta o la sepultura del buen funcionamiento de todo lo que identifica a una persona, empresa, producto o marca. Tampoco puede desarrollarse a priori, se necesita crear un contexto y un concepto entorno a varios factores que pueden incluir la personalidad del cliente ideal, gustos, mercado destino y el giro al que se esté dirigiendo la comunicación gráfica.

Cómo saber conectar emociones y sensaciones a través de la imagen de marca:

 

Si identificamos claramente nuestro mercado meta, también es necesario encontrar los colores que mejor se acoplarán a ese grupo de personas. Con eso puedes garantizar que tu imagen de marca, esté enviando el mensaje correcto.

Son varios los planteamientos que podemos hacernos en este sentido, pues a veces el puro desarrollo gráfico y de color no es suficiente para calar en el gusto de algún consumidor.

Es por esta razón que año con año, muchos de los productos que conocemos, van modificando o ampliando sus diseños, porque los van ajustando a los resultados de estudios de mercado. Donde el objetivo es poder entrar en la rueda de la fortuna que significa estar dentro de las preferencias de quien compra.

Los dueños de grandes marcas, nunca se quedan atrás y van adaptándose a los requerimientos de sus clientes, sin ningún tipo de remordimientos ni apegos en el pasado. Ellos solamente piensan en lograr esos objetivos de venta y cambiar o refrescar, en cuanto a diseño se refiere, algún producto en particular o hasta el concepto general de una tienda. Sin pensarlo mucho, un producto que vimos ayer con una presentación específica, es prácticamente modificado de la noche a la mañana, ante nuestro ojos.

Es aquí donde el color toma total relevancia y todo aquel mensaje que se desea externar, va directamente proporcional con la identificación de una emoción o sensación.

Tenemos algunas sugerencias de paletas de color para ti.

La Psicología es factor importante:

 

Me imagino que has oído hablar de la psicología del color y de lo que ella representa. En esta materia hay mucha tela qué cortar y son una buena guía para el diseñador que está seleccionando colores y creando todo un concepto en derredor de una marca.

Los colores van conectados directamente con las emociones y hoy por hoy, el marketing va dirigido a entablar relaciones personales con su cliente ideal. No en vano el auge que tienen las redes sociales, en un mundo donde cada día más, se necesita el contacto cercano con quien te está vendiendo o recomendando un producto o servicio en específico.

A veces la descripción sutil de lo que significa un color, puede ayudarte mucho a la hora de elegir uno. Sin embargo, hay que tomar en cuenta diferentes factores de identificación y ajustarlo al concepto del diseño que hemos decidido desarrollar.

Aún cuando nos guiemos y sintamos que ese camino es el mejor que podamos seguir, un diseñador debe contar con la intuición y la sagacidad, que sean suficientes para que las piezas encajen y en conjunto, la expresión misma del color, vaya acompañando el concepto completo.

Así los elementos se ven coherentes y no de forma aislada, y el resultado final nos llega a dar la sensación de que, la comunicación está siendo llevada al nivel de la comprensión, por todo aquel a quien le llegue nuestra propuesta gráfica.

psicologia-color-estilopez

El que sabe, sabe en el mundo del diseño gráfico

 

Todo buen diseñador tiene a la mano una carta de colores que usa a disposición del objetivo a cumplir.

Esta elección no es al azar, ni por gustos propios; se trata de basar el conocimiento general que se tiene, más el briefing adecuado del cliente y como no, todo lo que hayamos recopilado mediante una investigación previa, desmenuzado en detalles, que nos llevan, por último, a cerrar con broche de oro con la gama cromática que estamos eligiendo.

El que sabe generar un buen concepto gráfico, también sabe apoyarse en una buena elección del color, con la intención de ver fortalecido su diseño y capaz de otorgarle a la imagen, el increíble don del posicionamiento.

Claves para conseguir un buen diseño y elegir los mejores colores

 

Si eres tú quien tiene la responsabilidad de diseñar una imagen de marca, bien sea porque no tienes alternativa de contratar a un profesional o porque te sientes con la capacidad de hacerlo, te recomiendo sigas estos 5 pasos clave:

1.- Conceptualiza primero. Esto significa que no crees nada, sin antes saber qué mensaje quieres expresar y lo más importante de todo, a quién quieres que le llegue. Tomar en cuenta a tu cliente, pero además, darle las soluciones que él requiere, es la base de todo buen diseño.

2.- Estructura los elementos de forma tal que tengan armonía entre sí. Esto quiere decir, que exista un balance entre simbología, tipografía y colores.

3.- Establece una estrategia de los tonos que estás eligiendo. Investiga la psicología, pero también que esto vaya en congruencia con el mensaje que tu imagen quieren transmitir. Si no sabes por dónde empezar, te recomiendo Pinterest.

4.- No escojas sólo por un gusto en particular o porque te encanta ese color en especial. El uso correcto tiene que ver más con el concepto base, que con tu persona.

5.- Experimenta, observa a tu competencia, prueba mucho. Una cosa importante es saber combinar, equilibrar los elementos y darle a cada color, su justo valor dentro de la imagen gráfica. Justifica todos esos detalles, idea varios bocetos, contrasta, elimina, usa analogías y si no sale, vuelve a empezar.

Si tienes dudas sobre qué herramientas te pueden ayudar a mejorar tu estrategia de color, aquí tienes algunas.