Seleccionar página

Llevo tiempo dándole vueltas a escribir estos post pero la verdad es que nunca me decido…

Muchas veces me mandáis emails con dudas sobre la vida emprendedora. Preguntas que para mi entran dentro del “ámbito personal” y no me importa contestaros vía email, por que es algo que queda entre nosotras, pero es cierto que a veces las preguntas se repiten.

Tenéis curiosidad, eso lo entiendo y aunque me da pudor hablar sobre información concreta de mi vida, voy a contaros cómo vivo yo todo esto de la vida emprendedora.

¿Cuánto tiempo tardaste en empezar a obtener ingresos?

La verdad es que yo ingresé desde el mes 1 con mi web, pero también es cierto que yo ya tenía un recorrido anterior, ya llevaba 1 año trabajando en diseño sin tener la web y cuando me lancé con la web, en seguida comencé a entrar en conversaciones en redes sociales y hacer ruido.

Mi primer mes online ingresé de clientes que llegaron sólo a través de mi web: 500€ que no está nada mal para ser la primera venta oficial vía web.

A partir de ahí he ingresado todos los meses de forma muy respetable, llegando a tener picos que ni yo misma me he creído.

 

¿Cómo consigues anteponerte a las inseguridades y los miedos?

Vamos con la verdad por delante…

Por mi personalidad y circunstancias…  siempre he sido la miedosa, la insegura, la que no hace ruido, la que no llega tarde, la que se presenta voluntaria para intentar quitar cargas a los demás, la que no rechista aunque estén siendo injustos con ella, la que se come la culpa por cosas que han hecho los demás, la responsable que hace que sus amigas lleguen sanas y salvas a casa las noches de borrachera…

Lo bueno es que eso está “superado” y cada día trabajo en ello enfrentando a mis miedos y desde hace años vivo mi vida según lo que dejé escrito en mi propio manifiesto:

 

manifiesto de la emprendedora valiente

 

Mi técnica para enfrentar el miedo y conseguir resultados:

Si me da miedo, decido mirar a ese miedo en frio y me enfrento a ello.

Toda gran ruta está compuesta por pequeños recorridos y paradas intermedias, así que simplemente planifico mi viaje en relación a esas paradas, no el resultado final.

Cada día voy tachando de la lista algo que he hecho, aunque sea muy pequeño hago algo que me acerque a aquello que me da miedo.

Trabajo, trabajo y más trabajo. Así para cuando quiero darme cuenta, he recorrido la mitad del camino y no me he dado cuenta.

Una vez que recorres la mitad del camino y te das cuenta que no era para tanto, la otra mitad se hace mucho más amena 😉

 

¿Utilizas alguna plataforma para tus cursos?

hasta ahora he creado 2 cursos cortos: Branding 101 diseño* y tu estrategia de marca en 10 días y 1 largo: Planificar para ganar.

Con los dos primeros he utilizado siempre el sistema más sencillo: Automatización de la descarga y autorespondedores.

Esta es mi lista de herramientas:

  • Grupos de facebook para gestionar las dudas.
  • E-junkie para los descargables automáticos.
  • Paypal para gestionar los pagos.
  • Mailrelay para el sistema de email marketing.
  • Drive o dropbox para alojar los descargables.
  • Zoom para la reuniones grupales (si las hubiera).

Con el último decidí complicarme un poco más y monté un wordpress secundario donde tengo la escuela digital usando genesis y un plugin de pago llamado Good LMS.

No está mal por el precio que tiene, pero todo es mejorable y en el futuro me gustaría cambiar el sistema, tengo algunas ideas en mente que si queréis ya os iré contando cuando lo tenga mas claro 🙂

Ah! y los videos de estos cursos los tengo subidos a una cuenta de pago de vimeo para no sobrecargar la web de la escuela.

 

¿Cómo logras tú que compren tus cursos y servicios?

Lo cierto es que yo considero que no vendo, es más, siempre recomiendo a la gente que conecte con otros profesionales antes de tomar una decisión, no por que les puedan dar mejores presupuestos, que seguro que si, hay gente más barata que yo, sino por que puedan sentir más conexión o confianza.

El 90% de los compradores de los servicios que ofrezco a través de esta web (ya sabéis que yo tengo 2 proyectos más, la agencia Hey Buddy! y mi versión de diseñadora freelance para la comunidad británica) son gente con la que he entablado relación a través de mi comunidad.

Creo que muchas relaciones comerciales se entablan gracias a una relación personal anterior, así que mi comunicación siempre se basa en la naturalidad y honestidad: Lo que ves es lo que hay, si eso te convence, entonces estupendo, sino no pasa nada.

Hay mucho y muy buenos profesionales en la red y yo quiero clientes felices y satisfechos, que estén convencidos de que lo que yo les voy a ofrecer vale lo que cuesta, pero no sólo por el producto final, sino por el proceso y por la relación que se establece entre nosotras.

Si tuviera que dar un consejo diría que primero trabajéis las relaciones y el tú a tú.

Pero si sois personas que no os gusta mucho la relación directa y preferís vender infoproductos automatizados, os recomiendo que tiréis por la estrategia de facebook ads + email marketing para crear un embudo de ventas.

 

¿Cuáles han sido tus experiencias al crear cursos gratuitos?

Lo cierto es que aquí he vivido de todo, desde alegrías hasta decepciones muy grandes. Así que tengo sentimientos enfrentados, pero déjame que me explique mejor:

Lo primero debo decir que a la hora de crear un curso gratuito que quieres utilizar para promocionar una continuación de pago, hay que tener muy claro que vas a invertir mucho tiempo y sobre todo energía mental: Un lanzamiento a través de un curso gratuito consume muchísimo.

Hay gente que tiene niveles de energía muy altos y les encanta la adrenalina que aporta, lo cierto es que yo no soy así.

Soy una persona muy tranquila, que a pesar de disfrutar de estar con gente, tengo una vida interior muy plena y soy de las que necesita desconectar y estar conmigo misma para sentir que recupero toda esa energía que deposita cuando estoy con gente ya sea de forma online u offline. (Un ejemplo: pasar un sábado con amigos, a pesar de disfrutarlo a tope, me provoca un domingo de resaca tremendo y sin haber bebido, que soy prácticamente abstemia).

Por todo esto he tenido que aprender a gestionar los sentimientos que me provoca trabajar en un curso gratuito.

Por que seamos sinceros, todo se hace para la comunidad, pero la comunidad existe por que hay un negocio detrás que lo sostiene, si el negocio no funciona, todo lo demás se va a la mierda.

Sinceramente, duele ver cuanta gente hay que “vive de lo gratis” y que en muchas ocasiones es muy exigente y muy poco agradecido.

Habrá quien diga que no debes esperar nada a cambio de lo que das gratis, pero yo si lo espero, un “gracias” es lo mínimo y si nuestros padres nos enseñaron modales seguro que no debería costarnos mucho decirlo u escribirlo. Yo lo hago.

¿Tienes más dudas sobre la vida emprendedora que quieres que responda?

Déjame tu pregunta en este formulario y prometo intentar contestarla en próximas ediciones de “Respondiendo a tus dudas sobre la vida emprendedora”